Breaking News
Home | Ciudad de México | Fantasmas en edificios de la CDMX
ID2080, Panteon, 2016(C)

Fantasmas en edificios de la CDMX

Ciudad de México, 1 de Noviembre de 2016.

Es día de Muertos 2016, miles de personas celebran esta bella tradición, la cual está llena de colores, sabores y aromas. Aunado a ello, es una época en la que las historias sobre fantasmas y espanto se vuelven frecuentes entre la población mexicana.

Es por ello que en edemx nos dimos a la tarea de investigar sobre estas historias, las cuales se han desarrollado en los edificios. Deseamos disfruten mucho de ellas al igual que nosotros lo hicimos al escucharlas.

 

La Planchada.

Quizás es la historia más conocida entre los hospitales de la Ciudad de México y de otros estados de la República Mexicana.  ‘La Planchada’ nos fue contada por una Doctora que labora en el Hospital Juárez de México, el cual se localiza en las Calles de José María y Fray Servando, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

La Planchada es una enfermera que se aparece en los nosocomios, y a decir de los enfermos hospitalizados, es una mujer cuyo uniforme se encuentra muy limpio y con su toque almidonado que le da el aspecto de encontrarse perfectamente planchado.

La Planchada atiende a los pacientes en una forma muy cortés, siendo cálida con ellos, brindándole sus medicamentos, aplicando inyecciones o atendiendo sus necesidades médicas. Cuando el paciente se expresa muy bien de aquella mujer, surge la duda entre las enfermeras de piso, ¿Quién le dio qué? ¿Quién le aplicó la inyección?, etc., llegándose a desmayar alguna de ellas por el susto, pues pese a que ellas no atendieron al paciente, alguien más lo hizo durante la noche y saben que no pertenece a este mundo.

La Planchada realmente existió, fue una enfermera llamada Eulalia, trabajó en el Hospital Juárez, era una chica de buena presencia, con cabellos rubios, ojos claros y facciones finas, con una actitud amable y educada aunque revestida por un ligero aire de seriedad. Eulalia se enamoró de un atractivo doctor de nombre Joaquín, el cual fue su novio.

Después de un año de noviazgo, Joaquín le propuso matrimonio, pero se pospuso la boda por cuestiones laborales. Un día Joaquín le comentó a Eulalia que tendría que irse a un seminario durante 15 días, Eulalia esperaba su regreso para casarse con él, sin embargo, amargamente descubrió que Joaquín había renunciado al hospital y que se había casado con otra mujer. Eulalia no volvió a ser la misma, comenzó a descuidar a los pacientes, llegándose a morir algunos debido a su negligencia. Eulalia enfermó y se convirtió en un paciente más del hospital, ella fue descuidada como el resto de los enfermos, ante su muerte, Eulalia no pudo remediar sus errores y jamás pudo perdonarse por sus descuidos.

Eulalia se aparece en los Hospitales y es conocida como La Planchada, ayudando y atendiendo a los pacientes, con el fin de remendar los daños que cometió mientras estuvo viva.

Hospital Juárez de México
Hospital Juárez de México

 

 

El bisturí que flota.

Cuentan que en un quirófano de la desaparecida torre del Hospital Juárez de México en el Centro Histórico de la CDMX, se encontraban operando un grupo de médicos y sus enfermeras ayudantes, después de concluir una larga cirugía, el grupo de especialistas comenzaron a lavarse las manos y retirarse sus batas y cubrebocas, poco a poco el quirófano se fue vaciando y el último médico en salir le pidió de favor a una enfermera que aún permanecía en el lugar, que lavara el instrumental utilizado.

Cuando el médico abandonó el quirófano, la enfermera comenzó a levantar el instrumental para lavarlo, con asombro volteó a ver que un bisturí se encontraba flotando sobre la plancha de operaciones, incrédula y espantada salió corriendo para alcanzar al médico que le había dado la orden de lavar el instrumental.

¡Doctor, Doctor! gritaba con desesperación, el médico al escuchar sus gritos, atendió a su llamado ¿qué sucede?, la enfermera con su rostro pálido, nerviosa y con desesperación le comentó que el bisturí estaba flotando. El médico no podía creer lo que la enfermera narraba, para tranquilizarla le dijo que no era eso posible, que alguien le estaba jugando una broma de mal gusto. Decidido a demostrarle a la enfermera que lo que veía era falso, la acompañó al quirófano y al ingresar ambos, notó que efectivamente el bisturí se encontraba flotando y ante su llegada, el afilado objeto se desplomó sobre la plancha de operaciones. El médico quiso averiguar si ambos estaban siendo objeto de la broma y al descubrir que no había truco en lo que sus aterrados ojos vieron, ambos salieron del lugar sin hacer ningún comentario.

El día de hoy ese espacio ya no existe, la torre del hospital colapsó durante el terremoto de 1985.

 

La Niña desaparecida.

Esta historia se desenvuelve dentro del edificio de la Posada del Sol, un recinto ubicado en el número 139 de la calle Niños Héroes en la colonia Doctores, la abandonada estructura que perteneció al arquitecto Fernando Saldaña Galván, es de arquitectura barroca, colonial y modernista. Fue en sus inicios un hotel que buscaba atraer a celebridades de la década de 1940, sin embargo, esa función fue efímera, debido a que por problemas económicos, el sueño de Saldaña quedaría inconcluso.

 

Posada del Sol.
Posada del Sol.

 

Posteriormente la Posada del Sol pasó a ser sede del Instituto Nacional para el Desarrollo de la Comunidad y la Vivienda Rural (IDECO) y de la Procuraduría General de Justicia durante el mandato del ‘Negro Durazo’.

En la década de 1970, una guardería ubicada dentro de la posada acogía a los hijos de los trabajadores del instituto de vivienda, fue cuando una niña se escapó y perdió dentro del edificio, su búsqueda duró horas hasta localizar su cuerpo sin vida en un sótano oculto de los túneles del hotel. En el lugar fue colocada una ofrenda para mantener vivo el recuerdo de aquella pequeña, no obstante, algunos testigos aseguran que el fantasma de la niña permanece en el lugar, ya que se pueden escuchar sus lamentos, murmullos y su espeluznante risa, algunos aseguran verla entre los pasillos.

 

 

Quizás te pueda interesar leer: Día de Muertos en edemx, año 2015.

 

Así como estas hay más historias en los edificios de nuestro país. ¿Conoces alguna diferente?

Comparte tu historia o experiencia en la caja de comentarios que se encuentra abajo de esta publicación.

 

 

Fuente:

Redacción: Edificios de México

Narraciones del Hospital Juárez: Médico que prefiere mantener su anonimato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *